12.9.09

Merde

Estar contigo es como tragar mierda sin hacer pucheros.

Siempre he sido muy inexpresiva , lo sabes. Y no tengo un sentido del gusto fino. Además de que tu mierda para mí siempre fue muy digerible.

Te muestras como banquete, pero en realidad eres el producto digerido. Es lo bueno; así cuando vienen las demás moscas, sólo yo aguanto tragarte sin quejarme.

Disfrutas, sin censura, la reacción al olor que despide tu conversación y el color de tus movimientos. El asco que produce probarte por vez primera. Pero más que eso, disfrutas embarrarte en la vida del desprecio hasta acostumbrar a tu portador y desecharle.

Anatemas, tu vida diaria despues de la primera impresión. Aquisciencias para ti, hasta que las transigencias que logras te aburren y abandonas para largarte con tu mierdez a morar otros rechazos.

A mí no me moras. Al revés,viceversa, contrario. Como gustes y donde gustes.
No me quejo, eres un mierda. Pero mi jeta permanece intacta.

3 comentarios:

Bernie Boy dijo...

siempre supe que nuestra relaicon iba por buen camino jojo

Álther Ego dijo...

No soy fanatico de las historias escatologicos, pero lo hiciste de una manera excepcional, eres muy buena

Reign dijo...

Yo si soy fan de quien aplica lo escatológico donde va y cuando SÍ aplica (aunque suene redundante no lo es). Y así lo has hecho. Me siento identificada con mucho de lo que escribes.

Un abrazo, Alegría!