11.4.10

Hay algo que entre mis piernas palpita. Algo que despierta con tu presencia, con tu solo recuerdo.

Algo que comienza allí donde sólo mis dedos han viajado ( siempre con tu imagen en mi mente ) y termina en un grito a medianoche, con la luz apagada y el crucifijo de arriba de mi cama como testigo.




8 comentarios:

Rubo dijo...

¡Jesús bendito!, ¿dónde están los valores?

Alegría Buendía dijo...

Se prostituyeron para poder pagarse una carrera.

Jonathan dijo...

ja! Eso es todo, si una mujer me hubiera dedicado eso, te juro que me derrito y me pongo a sus pies.

Jonathan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
The Border Mesiter dijo...

Jesus de Veracruz, Cristo Rey de Monterrey

anit dijo...

lo siento simple y hermoso y lleno de una inocencia de niña tambien, sintiendo. yo q se, me encanta y me identifico un poco.
saluditos.

Pancake dijo...

No lo había leído, pero me ha gustado mucho. Y creo que, en alguna parte de mi, hace un eco profundo.

Zion Kid dijo...

Qué chido está.